Ya son 19 mujeres las que denuncian haber sido sometidas a abusos médicos en un centro de migrantes de Georgia

La cifra de mujeres migrantes que denuncian haber sido sometidas a una cirugía ginecológica "agresiva" sin su consentimiento en un centro de inmigrantes en Georgia asciende a al menos 19, según un nuevo informe y otros registros obtenidos por el diario Los Angeles Times.

Ya son 19 mujeres las que denuncian haber sido sometidas a abusos médicos en un centro de migrantes de Georgia

Comparte:

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en LinkedIn

Mujeres habrían sufrido extracciones de útero en Centro de Detención de Migrantes en Georgia.

La cifra de mujeres migrantes que denuncian haber sido sometidas a una cirugía ginecológica “agresiva” sin su consentimiento en un centro de inmigrantes en Georgia asciende a al menos 19, según un nuevo informe y otros registros obtenidos por el diario Los Angeles Times.

En el informe de cinco páginas, presentado este jueves ante el Congreso, un equipo de nueve obstetras y ginecólogos certificados y dos expertos en enfermería, encontró un “patrón alarmante” en el que el doctor Mahendra Amin, ginecólogo principal que atendía a las migrantes del Centro de Detención del Condado de Irwin, presuntamente sometió a las mujeres a cirugías ginecológicas injustificadas, la mayoría de ellas realizadas sin su consentimiento.

El documento comprende una serie de registros, como informes de patología y radiología, recetas, impresiones quirúrgicas y formularios de consentimiento, declaraciones juradas y entrevistas telefónicas, que según los expertos, detallan y respaldan las acusaciones de abuso médico contra estas pacientes, al menos 19, por el momento.

“Tanto el doctor Amin como el centro de detención de referencia se aprovecharon de la vulnerabilidad de las mujeres detenidas para presionarlas y que aceptaran una atención médica excesivamente agresiva, inapropiada y sin consentimiento”, dice el informe, citado por Los Angeles Times.

El equipo médico realizó su revisión en conjunto con una coalición de defensores y abogados que representan a las pacientes. Esta coalición está conformada por miembros del Proyecto Sur, la Alianza Latina de Georgia para los Derechos Humanos, Georgia Detention Watch, la Red de Apoyo a Inmigrantes de Georgia del Sur, la Iniciativa de Libertad para Inmigrantes del Sureste del Southern Poverty Law Center, la Asociación estadounidense de Abogados de Inmigración y el Laboratorio de Innovación de Derecho.

Negras y latinas

Este nuevo informe surge apenas un mes después de que una enfermera del centro denunciara estas irregularidades en esa instalación supervisada por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), desatando investigaciones federales y del Congreso.

La gran mayoría de las víctimas son mujeres negras y latinas, procedentes tanto de América Latina y el Caribe como de África. Ahora se presentan por primera vez para denunciar el abuso al que fueron sometidas.

La primera denuncia del caso, realizada en septiembre por la enfermera Dawn Wooten y el grupo de defensa Project South, tenía 27 páginas y fue presentada ante el inspector general de Seguridad Nacional, generando una ola de protestas nacionales, además de investigaciones.

El gobierno de México ha pedido explicaciones a Estados Unidos por lo sucedido, y la Secretaría de Relaciones Exteriores de ese país emitió un comunicado en el que aseguraron haber identificado los casos de al menos dos mujeres mexicanas sometidas a estos procedimientos sin su consentimiento.

Procedimientos

El Departamento de Seguridad Nacional paga a médicos independientes como Amin, que ejerce como ginecólogo en el condado de Irwin, para que atienda a las migrantes detenidas.

Pero según el nuevo informe, las mujeres fueron remitidas a este doctor incluso por molestias claramente no ginecológicas, como dolor en las costillas o una hernia en el ombligo. Al llegar allí, el doctor las habría presionado para realizarles procedimientos o cirugías que no eran médicamente necesarios o para los que nunca dieron su consentimiento.

Si se negaban, podían sufrir consecuencias al punto de ser enviadas para una evaluación psiquiátrica, de acuerdo con el informe.

Testimonios

Además de acceder al documento, el diario Los Angeles Times también realizó entrevistas a algunas de las mujeres cuyos casos fueron revisados por el equipo médico que redactó el nuevo informe, según el cual a estas mujeres se les administraron métodos anticonceptivos y se sometieron a procedimientos sin su consentimiento, incluso, llegandos a extirpárseles sus órganos reproductivos.

Una de estas mujeres, llamada Amanda, dijo al Times que se despertó de la cirugía encadenada a una cama de hospital. Según su testimonio, el doctor le realizó un procedimiento para raspar tejido del interior de su útero, sin su consentimiento. Amanda tiene solo 28 años y nació en Guyana. Estuvo detenida en Irwin durante 17 meses.

Según ella, el doctor Amin le había dicho que su vida estaba en riesgo debido a un quiste ovárico que podría romperse. Trató de hacer preguntas, dijo, pero le dijeron que si se negaba a recibir atención, ICE retrasaría o rechazaría la atención médica que pudiera necesitar en el futuro.

“Me sentí presionada a hacerlo; firmé el papel”, dijo Amanda y explicó que pidió sus registros a los funcionarios de Irwin para dárselos a su abogado pero nunca se los proporcionaron.

Por su parte, Shereace, una mujer de 34 años que fue finalmente deportada a Jamaica, el país en donde nació pero del cual se fue con solo 5 años, contó que pidió ver al doctor Amin porque su médico anterior le había dicho que los resultados de su citología le habían dado alterados.

Sin embargo, tras despertarse de un procedimiento, el médico le dijo que sus trompas de falopio “estaban dañadas” y que no podría tener hijos.

“Estaba destrozada”, dijo Shereace al Times. “Había escuchado algunas de las historias que decían que estaban quitándole las trompas a las mujeres sin su permiso, así que pensé: ¿y si me quitó las trompas?”. La mujer dice que aún no sabe con certeza qué procedimiento le realizó Amin, pues no ha podido permitirse una visita al ginecólogo después de su deportación.

Las respuestas oficiales

Tanto ICE como el Departamento de Seguridad Nacional al que pertenece, se negaron a dar declaraciones al diario y han dicho a los medios que por ahora no harán comentarios, mientras la investigación esté en marcha.

Lo mismo dijeron los voceros de la empresa privada que lleva el Centro de Inmigrantes del Condado de Irwin, en Georgia, en donde ocurrieron los hechos.

Por su parte, Scott Grubman, el abogado del doctor acusado, dijo en una declaración al Times que no pueden responder a asuntos médicos de sus pacientes sin que esos pacientes firmen una autorización, pero insistió en que su cliente es inocente y que niega rotundamente las acusaciones.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo en un comunicado el mes pasado que las acusaciones emergentes de abuso médico contra las mujeres en Irwin formaban parte de “algunos de los momentos más oscuros en la historia de nuestra nación”.

Crédito: Univision Noticias

Suíguenos en Redes Sociales

Noticias

Comunidad

Copyright ©2020

Memphis Noticias