Esclavitud moderna descubierta en Georgia

‘Esto ha estado sucediendo por mucho tiempo’: Esclavitud moderna descubierta en Georgia.
Migrantes Agricolas

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Una operación de tráfico de personas sometió por años a trabajadores migrantes a condiciones de “esclavitud moderna” en granjas del sur de Georgia, según una imputación federal revelada a fines de noviembre.

Las víctimas incluyen a más de cien trabajadores traídos desde México y Centroamérica hacia Estados Unidos, donde tuvieron que lidiar con condiciones de trabajo “brutales” e “inhumanas”. Algunos fueron amenazados con pistolas y obligados a cavar en busca de cebollas con sus propias manos, ganando solo 20 centavos por cada cubo cosechado. Al menos dos personas murieron en el trabajo. Otra persona habría sido violada en repetidas ocasiones.

Cuando no estaban trabajando, los migrantes eran detenidos en viviendas abarrotadas e insalubres. Había poco o ningún acceso a alimentos o agua potable.Veinticuatro miembros y asociados de la empresa criminal que perpetuó la explotación laboral ahora enfrentan una serie de cargos federales, según un comunicado de prensa de la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Georgia. La cooperación de las múltiples agencias federales que llevaron a cabo la imputación, denominada “Operación Cebolla en Flor”, puede ser una de las investigaciones de tráfico de personas y fraude de visas más grandes de la historia del país, informó VICE News.

Solo dos de los acusados están identificados como propietarios de empresas o ranchos en Georgia; la mayoría trabajaban como contratistas o reclutadores de mano de obra. Muchos de estos son de origen hispana.

Su presunto maltrato criminal de los trabajadores tomó muchas formas.Según la imputación, a los trabajadores se les cobraban tarifas ilegales por transporte, comida y alojamiento. Y aunque supuestamente fueron contratados para trabajos agrícolas, algunos migrantes fueron utilizados ilegalmente para tareas de construcción y reparación.

Para evitar fugas, miembros de la banda delictiva confiscaron ilegalmente los pasaportes y documentos de identidad de los trabajadores. Los conspiradores también vendieron e intercambiaron trabajadores entre ellos, según la imputación.

“El sueño americano es una atracción poderosa para las personas indigentes y desesperadas de todo el mundo, y donde hay necesidad, hay codicia de parte de aquellos que intentarán explotar a estos trabajadores para su propio beneficio”, David Estes, fiscal federal interino del Distrito Sur de Georgia, dijo en un comunicado.

“Gracias al trabajo sobresaliente de nuestros asociados encargados de hacer cumplir la ley, la Operación Cebolla en Flor libera a más de 100 personas de los grilletes de la esclavitud moderna y responsabilizará a quienes los encadenaron”.

Large Rectangle IMU-Cooper Law Firm | by Memphis Noticias

Se alega que los crímenes descritos en la acusación ocurrieron en los condados de Atkinson, Bacon, Coffee, Tattnall, Toombs y Ware en el sur de Georgia, donde agricultores locales pagaron a los acusados para que les proporcionaran trabajadores.

La red criminal que orquestó la operación de tráfico humano ganó más de $200 millones de manera ilegal. Los conspiradores enfrentan cargos que incluyen fraude postal y conspiración de fraude postal, trabajo forzoso y conspiración de trabajo forzado, conspiración de lavado de dinero y manipulación de testigos.

‘Esto ha estado sucediendo por mucho tiempo’.

Charles Kuck, un abogado de inmigración de mucho tiempo en Georgia que ha trabajado en casos e investigaciones H-2A, dijo que tanto la redada como la acusación son “inusuales, cuando sabemos que las condiciones que describen de los trabajadores no son inusuales”. sto es simplemente la gente que sí lograron atrapar”, indicó.

Kuck dijo que si bien hay muchos empleadores de la H-2A que siguen las reglas y hacen todo bien, también “hay muchas manzanas podridas”.

“Creo que es una señal de que la Administración se toma en serio el problema de la trata de personas y el maltrato a los trabajadores relacionados con el uso de visas, y cosas que pueden no haber sido prioritarias bajo la Administración anterior, a pesar de que comenzó la investigación en sí”, dijo Kuck.

En octubre, el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, emitió un memorando en el que ordenaba a las autoridades de inmigración que pusieran fin a las redadas masivas en los lugares de trabajo que se utilizaban bajo el Gobierno del expresidente Donald Trump. Mayorkas dijo que la táctica, que condujo al arresto de en ocasiones cientos de inmigrantes no autorizados, no se centró en los “empleadores explotadores”.