Agente se reúne con la bebé que trajo al mundo y que salvó en la frontera

Un agente se reúne con la bebé que trajo al mundo-1

Comparte:

Un oficial de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) del Gobierno de los EE.UU. que trabaja en el Puerto de Entrada de San Ysidro se reunió recientemente con la niña que trajo al mundo y a la cual dio primeros auxilios hasta que pudiera respirar por primera vez.

Funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) junto con el Consulado de Estados Unidos en Tijuana, coordinaron el primer encuentro entre el oficial y la pequeña el pasado viernes.

El oficial J. Lott recuerda muy bien aquella fría mañana de diciembre. También será una experiencia que Alexa García (de 5 años,) y sus padres recordarán cada año que sople sus velitas de cumpleaños.

“Me alegro de haber estado allí para ayudar”, dijo Lott. “Poder asistir en algo así es absolutamente increíble, y es un recuerdo que tendré el resto de mi vida”.

Ese 8 de diciembre de 2016 comenzó como un día típico en el puerto de entrada. Los carriles estaban llenos de viajeros, y los agentes estaban inspeccionando a los viajeros, a los vehículos, vigilando los carriles sus tareas habituales, cuando llegó la llamada por radio. Había una emergencia en la zona de inspección secundaria de vehículos y el tiempo era vital. Lott agarró inmediatamente su maletín médico para responder a la llamada de emergencia.

El parto 

En el lugar de los hechos, observó a una viajera angustiada en un automóvil que estaba en labor de parto. El nacimiento era inminente y se iba a producir en el puerto de entrada de San Ysidro. Aprovechando su formación y experiencia como técnico de emergencias médicas, Lott mantuvo la calma y se preparó para traer a la bebé al mundo.

“Simplemente confié en mi formación. Sabía que si mantenía la calma, la madre, el padre y todos los que me rodeaban estarían tranquilos”, recuerda Lott. “Aunque en el fondo no quería fallarles”, añadió.

Large Rectangle IMU-Cooper Law Firm | Noticia by rodrigodominguez

Dar a luz a un bebé en condiciones normales en un hospital es una cosa, pero mantener la calma mientras se intenta dar a luz a un bebé en un vehículo en una de las fronteras terrestres más transitadas del país no es un escenario habitual. Si a esto le añadimos el reto de intentar dar a luz a un bebé que viene de espaldas en esas condiciones, el nivel de tensión puede aumentar considerablemente.

Un parto de espaldas se produce cuando los pies o las caderas del bebé se colocan para que nazca primero, en lugar de la cabeza del bebé. Este tipo de situación hace que el parto sea largo, peligroso y difícil. 

Tras una larga labor de parto, Lott y la madre trajeron al mundo con éxito a una niña. Sin embargo, el peligro no había pasado, la recién nacida se estaba poniendo azul y no respiraba. Lott limpió el exceso de sangre de la cara de la bebé y comenzó a succionar la nariz y la boca, seguido de varias compresiones en el pecho.

“Estaba muy azul, no respiraba y no respondía”, recuerda Lott. “Rápidamente le administré compresiones torácicas, y después de unas cinco o seis, empezó a llorar. Yo ya estaba de rodillas, y me derrumbé. Recuerdo que me dije a mí mismo, sigue respirando, bebé, sigue respirando, por favor”.

A dos meses de su 6º cumpleaños, Lott y su esposa esperaban en el puerto de entrada de San Ysidro para conocer a la niña que una vez tuvo en sus brazos aquella inolvidable mañana de diciembre.

Agente se reúne con la bebé que trajo al mundo y que salvó en la frontera | Noticia by rodrigodominguez
Momento de reunificación entre la familia de Alexa García y el oficial J. Lott

“Esta es realmente una demostración excepcional del lado humanitario de nuestro trabajo. La capacidad de un oficial para mantener un nivel de serenidad, y actuar rápidamente para llevar a cabo una acción médica de emergencia salvó una vida”, dijo Anne Maricich, Directora Interina de Operaciones de Campo de CBP en San Diego. “El agente J. Lott demuestra no sólo a la comunidad, sino también a sus compañeros de trabajo, que el CBP es un organismo de seguridad de clase mundial. Valoro nuestra colaboración continua con nuestros amigos del Consulado de los Estados Unidos en Tijuana, ya que esta reunión no habría ocurrido sin su apoyo.”

“El Consulado de los Estados Unidos en Tijuana está agradecido por la labor humanitaria y de salvar vidas de nuestros colegas de la CBP en la frontera”, dijo Kim Scrivner, Cónsul para Asuntos Públicos. “La familia García se acercó a nosotros después de varios años de tratar de localizar al oficial que ayudó a dar a luz a su bebé y salvar su vida. Después de darse cuenta de que tenían el nombre equivocado, pudimos conectar a la familia y al oficial virtualmente, y con la ayuda de CBP organizar su reencuentro.”

La sala estaba en silencio, faltaba la charla habitual que genera una multitud normal. No había ni un ojo seco en la sala, cuando una saludable y alegre Alexa García entró por la puerta con una enorme sonrisa. Caminó directamente hacia Lott y le dio un fuerte abrazo que recordaba la fuerza que había mostrado la primera vez que se vieron.

Acompañando a Alexa estaban su madre, su padre, su hermana y su hermano mayor. Las familias se tomaron el tiempo de compartir historias y sus relatos de ese día memorable. El padre de Alexa describió alegremente a Lott como un astronauta con todo su equipo y la enorme bolsa médica atada a sus hombros, mientras se acercaba al vehículo ese día.

Large Rectangle IMU-Cooper Law Firm | Noticia by rodrigodominguez

Al oír la descripción de su padre, Alexa sacó un paquete marrón atado con un lazo y su andar confiado se tornó tímido cuando llegó a Lott y le colocó el regalo en las manos.  De pie, cerca de él, observó atentamente cómo abría el regalo, sacando con cuidado el marco del envoltorio del regalo.

A Lott se le hizo un nudo en la garganta al darse cuenta de que el regalo era una fotografía de la bebé Alexa en sus brazos el día en que nació. Los ojos de Alexa se dirigieron nerviosos y preocupados hacia su madre y su padre, pero pronto se calmaron de alivio al ver a ambos padres mirándole, sonriendo cálidamente y llenos de gratitud.

Entonces Lott se aclaró la garganta y tomó una gran bolsa de regalo que estaba colocada en el suelo. Le entregó la bolsa a una emocionada Alexa. Ella sacó el papel de regalo con agilidad y encontró un oso de peluche especial con su propio uniforme de la CBP. Se iluminó con una sonrisa, se aferró a su nuevo oso de peluche y le dio las gracias a Lott con otro cálido abrazo.

Cuando la reunión se acercaba a su fin, alguien del grupo preguntó al padre de Alexa si podía expresar la emoción que sentía en ese momento. Con una sonrisa, levantó la vista y dijo: “Creo que Dios puso un ángel en nuestras manos ese día, ese ángel salvó la vida de mi mujer y mi bebé”.