Select Page

Adolescente irrumpió con sus amigos en una casa en Denver. Al huir recibió un disparo mortal, según la denuncia

Adolescente irrumpió con sus amigos en una casa en Denver. Al huir recibió un disparo mortal, según la denuncia

La familia de un adolescente de Colorado presentó una demanda el jueves acusando a un oficial de correccionales fuera de servicio de usar fuerza letal de “manera imprudente” y “sin previo aviso” cuando mató a tiros a un adolescente que había irrumpido en su patio trasero mientras su grupo de amigos huía de la escena.

La denuncia por homicidio negligente presentada en el Tribunal de Distrito de Denver se produce cuatro meses después de la muerte de Alexis Méndez-Pérez, de 16 años, y más de dos meses después de que la fiscal de distrito de Denver, Beth McCann, se negara a presentar cargos contra el tirador, Desmond Manning, de 46 años, que en ese momento ejercía de investigador criminal del Departamento de Correccionales del estado. Fue despedido del departamento en julio aunque no se hizo público el motivo, confirmó una portavoz.

McCann alegó que creía que no había pruebas suficientes para obligar a un jurado a culpar a Manning de asesinato más allá de una duda razonable y demostrar que no estaba actuando en defensa propia.

El caso ha alimentado las protestas en Denver contra la injusticia racial y los llamados a “desfinanciar a la policía”.

Un segundo adolescente al que Manning disparó en la pierna forma parte de la demanda. El adolescente y la familia de Méndez-Pérez piden una indemnización por daños y perjuicios.

“Queremos justicia, no que los dejen libres de inmediato”, declaró Ana Méndez, hermana mayor del joven, sobre los agentes del orden que usan la fuerza letal.

El tiroteo de Méndez-Pérez se desarrolló poco después de la 01:00 am del 23 de abril, cuando se sospechaba que él y otros cuatro amigos de la escuela secundaria irrumpieron en una casa de alquiler en el noreste de Denver, según documentos judiciales. La familia alegó en su demanda que el grupo de amigos sabía que nadie vivía allí y solo estaban buscando una fiesta.

Manning y su familia vivían detrás de la casa. Los registros policiales cuentan que su esposa le había dado las buenas noches a su hijo y estaba a punto de irse a la cama cuando vio que cinco hombres intentaban entrar y llamó al 911.

Despertó a Manning, que declaró a los investigadores que tomó una pistola de una caja de seguridad, se aseguró de que la casa estuviera asegurada y esperó a que llegaran las autoridades.

La esposa de Manning llamó al 911 por segunda vez después de ver al grupo dentro de la casa vecina.

Después de que la policía de Denver llegara al lugar, según los registros policiales, el grupo dentro de la casa vacía se dispersó. Méndez-Pérez y un amigo, Andy Muñoz, treparon una cerca en el patio trasero de Manning, que esperaba con su pistola, encendió la luz de su porche y disparó cinco veces mientras Méndez-Pérez y Muñoz huían, según la demanda.

Méndez Pérez recibió un impacto en la espalda y Muñoz, de 18 años, en la parte posterior de la pierna izquierda, según la denuncia, y agregó que Manning “no advirtió a nadie ni dijo nada antes de disparar”.

Manning luego dijo a los investigadores que se había sentido amenazado y que. “No quería que estos hombres entraran en mi casa”, donde estaban su esposa e hijos, añadió.

“Estaba pensando, ya sabes, que me viene a la mente pelear o huir, y que no quería que me atacaran”, dijo Manning, según informes policiales.

El tirador declaró a los investigadores que no estaba seguro de si realmente había hecho impacto en alguien. “Todos continuaron corriendo. Nadie cayó. Nadie tropezó. Nadie redujo la velocidad. Simplemente siguieron moviéndose”, afirmó Manning.

La policía lo detuvo en el lugar bajo sospecha de asesinato en segundo grado, pero luego fue liberado sin tener que pagar fianza. Posteriormente, los fiscales decidieron que no se justificaban cargos penales.

Charlie Crichton, abogado que representa a la familia de Méndez-Pérez y Muñoz, declaró que el grupo de amigos no estaba armado y no tenía la intención de dañar a nadie cuando irrumpieron en la casa vacía.

El jurista reconoció que aunque podrían haber estado allanando ilegalmente la vivienda, sus acciones no justificaban que les dispararan y que uno de ellos muriera.

“Irrumpir en una casa vacía no debería ser una sentencia de muerte”, se lamentó Crichton. “Tenemos un sistema de justicia penal para estudiantes de secundaria que ingresen a una casa vacía”. Manning podría haber “dejado que la policía hiciera su trabajo” en lugar de disparar, recordó.

El nombre de Méndez-Pérez ha sido invocado durante las protestas contra la brutalidad policial, y su hermana ha confirmado que seguirá luchando en su nombre.

“Mi hermano se ha ido. No entiendo cómo alguien puede quitarle la vida a otra persona y que luego no pase nada”, dijo Ana Méndez.

Comments

comments

About The Author

Manuel Duran

Manuel Duran es periodista independiente en Memphis, TN. Fue director y productor del noticiero de Ambiente Radio, Enlace 1030, hasta el 2017. También fue productor y co-presentador del programa Los Hijos de la Tarde el Show, que transmitió en vivo durante 6 años.

Tweets Recientes

Share This

Comparte este articulo

Si te gustó esta historia, comparte este articulo con tus amigos.