Sessions pide al Congreso que cambie reglas de asilo para evitar “abusos”

Sessions pide al Congreso que cambie reglas de asilo para evitar “abusos”

Comparte:

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en LinkedIn

El fiscal general, Jeff Sessions, asegura que el aumento de solicitudes obedece a fallos en la ley vigente y le pide al Congreso que la cambie por otra que incluya los principios que Trump le envió en una carta la semana pasada.

El gobierno del presidente Donald Trump volvió a pedirle al Congreso que cambie la ley de asilo para restringir la entrada de extranjeros por esta vía, y presentó un oscuro panorama en el futuro inmediato, a menos que el Congreso actúe y cambie la legislación vigente.

“El sistema está siendo abusado. No hay duda al respecto. El proceso (…) pretendía ser un salvavidas para las personas que enfrentan serias persecuciones”, dijo este jueves el fiscal general, Jeff Sessions, durante un discurso en la Oficina Ejecutiva para la Revisión de Inmigración (EOIR). “Se ha convertido en un billete fácil para la entrada ilegal a Estados Unidos”, agregó.

El fiscal general Jeff Sessions llamó al Congreso a endurecer las normas para las personas que buscan asilo ya que el sistema actual, a su juicio, está lleno de “abuso y fraude desenfrenado”.

En un discurso en la Oficina Ejecutiva para la Revisión de la Inmigración del Departamento de Justicia, Sessions dijo que las políticas de la nación permiten a muchos solicitantes de asilo explotar lagunas en un proceso “roto” y extremadamente atrasado.

“El sistema está siendo abusado. No hay duda al respecto. El proceso de un temor creíble pretendía ser un salvavidas para las personas que enfrentan serias persecuciones. Pero se ha convertido en un billete fácil para la entrada ilegal en los Estados Unidos,”, dijo Sessions.

Según Sessions, la ley de inmigración vigente está rota y permite que muchos solicitantes de asilo abusen del sistema, un argumento utilizado por el presidente Donald Trump el domingo en una carta enviada a los líderes del Congreso, en la que expuso sus “principios de inmigración”.

“Con el paso de los años, los abogados inteligentes han aprovechado las lagunas legales, las sentencias judiciales y la falta de recursos para socavar sustancialmente la intención del Congreso”, agregó Sessions.

El fiscal general quiere que el Congreso legisle al respecto tomando en cuenta las condiciones exigidas por el presidente Trump: restirngir al máximo el beneficio del asilo, aumentar el número de pruebas que el solicitante debe presentar y quitarle a los agentes de inmigración la discrecionalidad para conceder “miedo creíble” en la primera entrevista.

“Con el paso de los años, los abogados inteligentes han aprovechado las lagunas legales, las sentencias judiciales y la falta de recursos para socavar sustancialmente la intención del Congreso. No hay costo o riesgo para aquellos que hacen un reclamo de asilo sin fundamento”, agregó.

Hacer ajustes en los estándares del sistema de asilo de Estados Unidos fue uno de los principios y políticas de inmigración que la Administración de Donald Trump planteó para una posible reforma migratoria el pasado fin de semana.

La lista de requisitos, enviada al Congreso, incluía financiar un muro a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, frenar las subvenciones federales a las “ciudades santuario” y acabar con la afluencia de menores centroamericanos.

Sessions indicó que ha habido un aumento en las recientes solicitudes de asilo, desde aproximadamente 5.000 revisiones en 2009 a 94.000 en el año fiscal 2016.

No mencionó, sin embargo, a las pandillas y bandas criminales, que son una de las razones principales que explican el aumento de la inmigración ilegal de ciudadanos de El Salvador, Honduras y Guatemala.

Punto de vista diferentes

El fiscal general criticó además que no existe riesgo para los solicitantes de asilo, porque el proceso no tiene costo, y tampoco representa riesgo paras aquellos que hacen un reclamo de asilo sin fundamento.

Lo que no explica Sessions es que, de acuerdo con la ley, cuando un caso es negado, el peticionario recibe una orden de deportación. “Y también es castigado de por vida para recibir cualquier otro tipo de beneficio migratorio”, dice Lilia Velásquez, profesora adjunta de la facultad de leyes de la Universidad de California en San Diego.

Velásquez advierte además que “la gran mayoría de los 11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos llevan tiempo en el país, ya estaban presentes mucho antes del flujo de inmigrantes en las fronteras que desencadenó la crisis de la frontera del 2014”.

“Y si bien el gobierno argumenta que algunos casos de asilo no eran válidos, que los inmigrantes venían adiestrados respecto a qué decir en la frontera, el gobierno no tiene recursos para encarcelarlos. Pero durante el proceso el juez les advierte que si mienten serán castigados de por vida. Eso es peor que metan a una persona a la cárcel”, precisa.

Críticas al debido proceso

En otra parte de su discurso, Sessions señala que ha habido muchas razones que demuestran el fracaso de la actual ley de inmigración, y cita dos causas principales: “el fraude y el abuso en nuestro sistema de asilo”.

“Desafortunadamente este sistema está actualmente sujeto a abusos y fraudes desenfrenados. Y como este sistema se vuelve sobrecargado con argumentos falsos, no puede tratar con eficacia las reclamaciones justas”, agrega. “La oleada de juicios, audiencias, apelaciones y procedimientos probono ha sido abrumadora”, añade. Pero tampoco señala que el mayor incremento en el número de casos de asilo se registra a partir de 2014, cuando estalla la crisis humanitaria en Centroamérica, que desencadenó una histórica oleada de migrantes hacia el norte en busca de asilo en Estados Unidos.

Luego de criticar el sistema de inmigración vigente, el debido proceso migratorio y la política de discrecionalidad contemplada en la ley de inmigración vigente, el fiscal general insiste en que el sistema “está siendo abusado en detrimento del imperio de la ley”. Y presenta una serie de estadísticas para justificar sus puntos de vistas.

  • En 2009 el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) llevó a cabo más de 5,000 revisiones creíbles del miedo, mientras que en 2016 el número aumentó 94,000.
  • El número de extranjeros puestos en proceso de deportación aumentó de 4,000 en 2009 a más de 73,000 en 2016 (tampoco aquí señala la crisis de la frontera iniciada en 2014).
  • Entre 2009 y 2016 las audiencias de miedo creíble pasaron de un promedio anual de 3,000 a más de 69,000 (la mayoría de ellos niños solos en busca de asilo en Estados Unidos).
  • En 2016 hubo un 700% más de órdenes de expulsión emitidas en ausencia para casos que comenzaron con un reclamo de miedo creíble que en el año 2009. De hecho, las órdenes de expulsión emitidas en ausencia, en todos los casos de inmigración, se han duplicado desde 2012, con casi 40,000 por año en el año fiscal 2017. Sessions no explica por qué aumentó el porcentaje de órdenes de deportación en ausencia, y tampoco que un elevado porcentaje corresponden a niños o menores indocumentados acompañados por un adulto y que huyeron de Centroamérica porque sus vidas estaban en peligro.

Suíguenos en Redes Sociales

Noticias

Comunidad

Copyright ©2020

Memphis Noticias