Prioridades de deportación de Biden: estos indocumentados están en la mira

Border patrol(1)

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Los inmigrantes indocumentados detenidos en la frontera después del 1 de noviembre del 2020 o que están indocumentados en el país y no demuestren que están en territorio estadounidense antes del 1 de noviembre del año pasado o tienen una orden de deportación vigente, están dentro de las nuevas prioridades de deportación anunciadas por el gobierno de Joe Biden.

Eso significa que, si los detienen o caen en manos de los agentes del servicio de inmigración o de policías que colaboran con la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE), lo más probable es que el gobierno inicie un proceso de expulsión del país.

“Eso no quiere decir que estas personas están en la mira de las autoridades federales de inmigración. Las nuevas prioridades solo indican que estos grupos de personas son deportables y no están protegidas por las nuevas discrecionalidades emitidas la semana pasada por el gobierno de Joe Biden”, dice Ezequiel Hernández, un abogado de inmigración que ejerce en Phoenix (Arizona).

Estas son las claves del memorando publicado la semana pasada por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y atribuido al nuevo jefe de la seguridad nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas.

Cuáles son las nuevas prioridades

El DHS anunció, con efecto inmediato, cuatro categorías de prioridades de deportación, siendo estas:

Prioridad 1. Seguridad nacional. Un agente de seguridad nacional puede presumir que un no ciudadano es prioridad de deportación si:

Él o ella ha participado o es sospechoso de participar en actos de terrorismo o relacionados con actividades terroristas;

Él o ella se ha involucrado o es sospechoso de participar en actividades de espionaje o relacionadas con actividades de espionaje; o

Su aprehensión, arresto o custodia es necesaria para proteger la seguridad nacional de Estados Unidos.

· Prioridad 2. Seguridad fronteriza. Un agente de seguridad nacional puede presumir que un no ciudadano es prioridad de deportación si:

Quienes hayan sido condenados por cualquier delito.

Quienes hayan sido acusados de cualquier delito, cuando dicho cargo no haya sido resuelto.

Quienes hayan cometido actos que constituyen un delito penal imputable.

Quienes hayan incurrido en fraude o tergiversación deliberada en relación con cualquier asunto oficial o solicitud ante un organismo gubernamental.

Quienes hayan abusado de cualquier programa relacionado con la recepción de beneficios públicos.

Quienes estén sujetos a una orden final de deportación, y no hayan cumplido con su obligación legal de abandonar Estados Unidos.

Quienes a juicio de un funcionario de inmigración supongan un riesgo para la seguridad pública o la seguridad nacional.

Cuánto tiempo estarán vigentes:

De acuerdo con el memorando del DHS, las nuevas prioridades de deportación durarán 90 días. Durante ese tiempo el gobierno de Biden anunciará una regla final que contemplará detalles que el memorando provisional no incluye.

“Esta guía provisional permanecerá en vigor hasta que el secretario (del DHS, Alejandro) Mayorkas emita una nueva norma con nuevas directrices” tras consultas con los directores del ICE, CBP y la fuerza laboral de ambas agencias.

¿Está deportando el gobierno o hay moratoria?

El gobierno de Biden está deportando conforme las nuevas prioridades de deportación.

El 20 de enero el secretario interino del DHS, David Pekoske, anunció por medio de un memorando una moratoria de deportaciones por 100 días. Seis días después un juez federal de distrito del sur de Texas bloqueó la medida dejándola sin efecto.

El juez federal Drew Trepton otorgó una solicitud de emergencia solicitada por Texas, estado gobernado por el republicano Gregg Abott.

El martes, el juez federal de distrito, Drew Tipton, emitió una orden judicial preliminar solicitada por Texas y mantuvo la suspensión de la moratoria de manera indefinida.

¿Qué discreción otorgó Biden a los agentes del DHS?

El memorando de nuevas prioridades de deportación incluye facultades que pueden utilizar los agentes del DHS al momento de tomar una decisión respecto a la deportación de un individuo:

· Decidir si emitir una orden de detención o si asume la custodia de un no ciudadano sujeto a una retención emitida previamente;

· Decidir si emitir, volver a emitir, entregar, archivar o cancelar un Aviso o Notificación de Comparecencia (NTA);

· Decidir si concentrar los recursos solo en violaciones o conductas administrativas;

· Decidir si detener, interrogar o arrestar a una persona que no es ciudadana por una infracción administrativa de las leyes de inmigración civil;

· Decidir si detener o poner en libertad bajo custodia sujeto a condiciones;

· Decidir si conceder acción diferida o libertad condicional; y

Decidir cuándo y bajo qué circunstancias ejecutar las órdenes finales de deportación.

¿Qué importancia tiene el 1 de noviembre de 2020?

Todo no ciudadano o inmigrante indocumentado detenido en la frontera o en un puerto de entrada mientras intentaba ingresar ilegalmente a Estados Unidos a partir del 1 de noviembre de 2020, o no estuvo presente físicamente en Estados Unidos en o antes del 1 de noviembre de 2020, no queda protegido por las nuevas prioridades de deportación.

¿Significa que serán buscados, detenidos y deportados?

“No”, dice el abogado Ezequiel Hernández. “Los pueden detener y deportar si caen en manos de inmigración. A estos grupos de personas no los estarán buscando, pero deben evitar caerr en el radar del gobierno”.

¿Es claro el nuevo reglamento?

“No es claro, tiene muchas lagunas. Por ejemplo, no aclara que pasa si una persona lleva mucho tiempo en Estados Unidos y tiene una orden de deportación, o no sabe que tiene una orden de expulsión, o si entró antes del 1 de noviembre del 2020”, dice Hernández.

“Es confuso. Pero se trata de una regla interina. Esperamos que dentro de 90 días a mas tardar sepamos en qué consistirán las prioridades definitivas de deportación del gobierno de Biden. Creo que lo forzaron. Durante Obama las prioridades eran mucho más claras que éstas”, indicó Hernández.

¿Qué tanto protegen las discreciones?

“Hay que tener en claro que cuando hay discrecionalidad, un agente puede revisar el caso, ellos tienen la capacidad de tomar decisiones, ellos tienen el poder para decidir a quien pueden arrestar, deportar o simplemente seguir al pie de la letra las discrecionalidades concedidas”, dice José Barrón, un abogado de inmigración que ejerce en Dallas (Texas).

“La discreción marca las pautas a seguir y no necesariamente indica al agente que deba buscar, detener y encarcelar a todos”, añade. “Tampoco deportarlos a todos”.

¿Por qué es tan limitado el nuevo protocolo?

Porque un juez federal de Texas dejó sin efecto la moratoria de deportaciones por 100 días anunciada por el DHS el 20 de enero.

“Los que tienen orden de deportación siguen en la mira”, dice Barrón. “Si los detienen, ICE puede ejecutar esas deportaciones. A menos que el fallo sea revertido. Pero mientras tanto, la agencia federal no puede dejar de hacer lo que tiene que hacer, pero con una nueva guía más amplia de discreción otorgado por el gobierno de Biden”.

¿Cuáles son las excepciones?

· Los agentes deben evaluar si el no ciudadano “actualmente representa una amenaza para la seguridad pública”, así como “la extensión, seriedad y actualidad de la actividad delictiva” cometida por el extranjero antes efectuar una deportación;

· También deben considerar factores atenuantes, tal como circunstancias familiares, factores médicos y de salud, vínculos con la comunidad, evidencia de rehabilitación, y si el individuo tiene disponible ayuda migratoria potencial;

· Los agentes también deben basar sus conclusiones sobre la participación intencional en un crimen organizado, pandilla u organización delictiva transnacional sobre la base de pruebas fiables y consultar con otras agencias federales involucradas para llegar a esta conclusión;

· Los agentes deben prestar especial atención en los casos que involucran a no ciudadanos que son ancianos o que padecen una enfermedad física o mental grave.

Las órdenes de deportación deben tener una razón de peso, agrega.

Medidas adicionales

La nueva regla de prioridades de deportación establece un máximo de 90 días de detención de los no ciudadanos sujetos a una expulsión.

Añade que ICE revisará esos casosde no ciudadanos de forma regular de conformidad con la ley y política existentes. Y que la agencia se esforzará por deportar a esos no ciudadanos de conformidad con los requisitos legales y nacionales,seguridad y prioridades de seguridad pública.

ICE y las demás agencias federales involucradas en el proceso de deportación deberán entregar informes semanales al secretario del DHS identificando acciones tomadas y razones por las cuales procedieron a deportar a no ciudadanos.