Select Page

¿Por qué se están produciendo tantos sismos en Puerto Rico?

¿Por qué se están produciendo tantos sismos en Puerto Rico?

Grandes temblores han devastado la región del Caribe en el pasado. Puerto Rico tampoco ha escapado de la devastación de la madre naturaleza, pero hace 100 años que la isla no era golpeada por un sismo tan fuerte como el que se sintió este martes. 

Puerto Rico está registrando un período inusual y prolongado de actividad sísmica que ha causado el colapso de algunas casas y daños estructurales a carreteras y puentes, además de agudizar el temor a que se produzca un tsunami que arrase la costa sur de la isla.

En una conferencia de prensa tras el sismo de magnitud 6.4 que atemorizó a los puertorriqueños durante la madrugada de este martes, la gobernadora de la isla, Wanda Vázquez, dijo que las agencias federales que monitorean la actividad advirtieron que los temblores podrían continuar durante los próximos días.

“Nunca hemos estado expuestos a este tipo de emergencia en 102 años”, recordó Vázquez debido a que el temblor de este martes fue el más fuerte desde que uno magnitud de 7.3 remeció a la isla en 1918. La gobernadora gregó que declaró un estado de emergencia para toda la isla para afrontar con celeridad las labores de reconstrucción.

A raíz de esta actividad sísmica inusual, mucha gente se pregunta: ¿Por qué se están sintiendo tantos temblores en Puerto Rico en este momento?

Puerto Rico está rodeado de fallas geológicas y se encuentra en una “zona de amortiguación” entre la placa de América del Norte y la del Caribe, por lo que es una zona de alto riesgo de terremotos, explicó Alberto López, un sismólogo de la Red Sísmica de Puerto Rico en Mayagüez.

“Puerto Rica forma una microplaca dentro de la placa del Caribe”, dijo López a Univisión.

La ola de terremotos en Puerto Rico comenzó la noche del 28 de diciembre y hasta el momento, ha tenido su mayor punto este martes con el temblor de magnitud de 6.4 que sacudió la costa de la isla a las 4:24 a.m. (hora local), según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS en inglés). Eso ocurrió después de una semana de temblores más leves en la misma zona frente a la costa sur.

Tres fuertes réplicas, con estimaciones preliminares de magnitud 5.6, 5.2 y 4.5, siguieron al sismo de este martes. Los temblores dejaron sin electricidad a gran parte de la isla, dañaron seriamente casas y edificios y ocasionaron la muerte de al menos una persona.

Los movimientos de este martes siguieron a uno magnitud 5.8 que en la víspera ya había devastado al menos cinco viviendas y tenía a los puertorriqueños en vilo.

Si bien los temblores leves, la mayoría de las veces imperceptibles, son comunes en la isla, es muy inusual que sienta una actividad sísmica tan intensa, agregó López. La isla experimentó temblores menores de magnitud 4 en 1991 y 1999, “pero nunca ha sido la intensidad del evento que hemos sentido hoy”, explicó López.

Uno de los sismos más fuertes y más dañinos que han remecido a Puerto Rico fue precisamente el de octubre de 1918, cuando se produjo un terremoto de magnitud 7.3 cerca de la costa noroeste de la isla, desatando un tsunami y matando a 116 personas.

Grandes temblores han devastado regularmente ciudades del Caribe, incluida Kingston, la capital de Jamaica. Hace diez años, un terremoto de magnitud 7 sacudió Haití el 12 de enero, matando entre 100,000 y 200,000 personas y destruyendo decenas de miles de edificios.

Cuando las placas tectónicas de la región se deslizan entre sí, ello crea fricción y se acumula energía hasta que se produce una ruptura. Es ahí cuando se puede desencadenar un terremoto. Los terremotos redistribuyen la tensión a lo largo de la falla por un tiempo, permitiendo que las placas se estabilicen nuevamente hasta que se la tensión se acumula nuevamente y se producen nuevos temblores.

“Puede tomar cientos, o miles, de años para acumular la energía para causar otro terremoto”, dijo López.

Los científicos en Puerto Rico comenzaron a medir la actividad con instrumentos hace apenas unos 40 años, entonces es difícil hacer predicciones. “Como hemos observado muy poco de la vida de la falla, lo que estamos observando es solo un instante en la vida de ella”, dijo López.

Los expertos aseguran que desconocen si la isla ha superado la peor parte de la actividad actual o si se pueden producir sismos más potentes. Por lo general, cuanto más fuertes son los terremotos, más puede durar el período de temblores. Puede durar días o meses, incluso años, dependiendo de las condiciones locales, como el tipo de roca.

“Cuando hay una secuencia como ahora, entonces uno no sabe cuándo va a haber uno más grande. Uno se pregunta ¿qué nos espera mañana? La otra cara de la moneda es que hoy (puede haber sido) el último”, explica López.

Los sismólogos explican que se han estado produciendo sismos poco profundos a lo largo del Cañón de Guayanilla, un área subterránea de la esquina suroeste de la isla donde la placa de América del Norte se une a la placa del Caribe.

Afortunadamente, el desplazamiento tectónico de Puerto Rico es pequeño, de solo 1-2 milímetros al año, en comparación con los más grandes como la falla de San Andrés en California, que se desliza entre 4 y 5 centímetros al año.

“No se puede predecir cuándo va a haber un terremoto fuerte en Puerto Rico, pero han sucedido en el pasado y ocurrirán en el futuro”, según el geomorfólogo puertorriqueño José Molinelli, en una entrevista por Facebook con el diario El Nuevo Día.

La ‘Trinchera de Puerto Rico’ es una zona de falla submarina, que crea el potencial de tsunamis cuando abren grietas en las paredes del cañón que pueden provocar deslizamientos de tierra submarinos, dijo Molinelli.

El Centro Nacional de Alerta de Tsunami de Estados Unidos dijo que no había amenaza de tsunami por el temblor del martes por la mañana. Las autoridades locales emitieron inicialmente una alerta de tsunami, pero la cancelaron poco después, según la agencia de gestión de emergencias de Puerto Rico.

Sin embargo, el riesgo no ha desaparecido, dice Molinelli. “Afortunadamente, eso no ha ocurrido hasta ahora pero no se puede descartar la posibilidad porque sigue la actividad sísmica (…) es hoy, mañana, y en los próximos días, cuando siguen ocurriendo sismos fuertes y hay enjambres, el riesgo es mayor”.

Dijo que había un 17% de probabilidad de otro sismo de magnitud entre 5 y 6 en la escala de Richter y un 3% de probabilidad de un sismo entre 6 y 7.

“Lo importante es que vamos a seguir por los próximos días sintiendo sismos (…) casi tan fuertes como el inicial. Va a haber muchos enjambres. La gente que vive en la costa, en la zona susceptible a un tsunami, deben revisar los mapas”, añadió.

Comments

comments

About The Author

Manuel Duran

Manuel Duran es periodista independiente en Memphis, TN. Fue director y productor del noticiero de Ambiente Radio, Enlace 1030, hasta el 2017. También fue productor y co-presentador del programa Los Hijos de la Tarde el Show, que transmitió en vivo durante 6 años.

Share This

Comparte este articulo

Si te gustó esta historia, comparte este articulo con tus amigos.