Niños y jóvenes que escaparon de la violencia en Centroamérica son ahora caldo de cultivo para la MS-13 en EEUU

Comparte:

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en LinkedIn

Zonas hispanas de Long Island, Nueva York, han recibido a más de 8,500 menores que huyeron de países, como El Salvador, asolados por la peligrosa Mara Salvatrucha. Lejos de casa se han encontrado con pandilleros que les acechan para sumarlos a sus filas y sembrar el miedo en la Costa Este de Estados Unidos.

LONG ISLAND, Nueva York. – Michael López salió en 2014 de Santa Rita, una pequeña localidad del noroeste de Honduras, para emigrar a Estados Unidos. Llevaba más de una década sin ver a sus padres y la consigna era reunirse con ellos.

Fue detenido al llegar a la frontera, como ocurrió ese año con los miles de menores que la cruzaron solos. Pero como sus padres estaban acá, Michael fue enviado con ellos a Brentwood, un suburbio de Long Island ubicado a 38 millas de Manhattan donde pandilleros de la Mara Salvatrucha han recrudecido su violencia en los últimos dos años.

Llegó en abril de 2014. Y exactamente tres años después, Michael, un primo y dos amigos se convirtieron en las víctimas 14, 15, 16 y 17 de la MS-13 en Long Island.

Fueron masacrados la noche del 11 de abril de 2017 con machetes, el arma preferida de esa pandilla, cuchillos y bates en la oscuridad de un parque en el área de Central Islip. La matanza encendió las alarmas de las autoridades locales, que han registrado 17 asesinatos vinculados a la Mara Salvatrucha desde enero de 2016 en el condado de Suffolk, donde se encuentra Brentwood.

También ilustró lo vulnerables que son los 8,560 niños y jóvenes que arribaron solos a Estados Unidos y fueron enviados a casa de algún familiar o guardián (sponsor en inglés) en los condados de Suffolk y Nassaudesde 2014 hasta este año, de acuerdo con datos de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR por su sigla en inglés).

Son menores que han emigrado para escapar de la violencia y pobreza en América Central pero acá se han topado con pandilleros que quieren reclutarlos o los matan para vanagloriarse de su crueldad y lograr una mejor posición dentro del grupo, dijeron a Univision Noticias autoridades locales y federales que trabajan directamente en los casos de crímenes perpetrados por la MS-13. Se aprovechan de que llegan a Estados Unidos sin saber inglés y sintiéndose ajenos a la cultura y al ambiente en el que tendrán que vivir.

“En muchas ocasiones están huyendo de esa violencia (en El Salvador, Guatemala y Honduras) pero entonces aquí los miembros de la Mara Salvatrucha los están esperando con los brazos abiertos“, dijo Ángel Meléndez, agente especial a cargo de Investigaciones del Departamento de Seguridad Nacional desde su oficina en Manhattan.

Pese a que son acechados, solo una pequeña fracción de los menores no acompañados se ha involucrado con la MS-13 en Long Island, donde el 21 por ciento de la población es hispana, principalmente de El Salvador. Meléndez precisó por ejemplo que, de los 90 pandilleros que arrestaron entre mayo y agosto de este año en Long Island, el 30 por ciento o 27 habían entrado al país como menores no acompañados.

Veintisiete no es siquiera el 1 por ciento de los 8,560 menores que llegaron solos y se encuentran actualmente en Long Island. Sin embargo, a las autoridades de Nassau y Suffolk les preocupa el hecho de que la gran cantidad de niños y jóvenes que han llegado desde 2014 son caldo de cultivo para la Mara Salvatrucha. Más aún cuando su arribo coincide con el llamado a llenar las calles de Nueva York y de la Costa Este de sangre que hicieron los líderes de la MS-13 desde El Salvador.

Además reclaman que el gobierno federal no le ha dado el seguimiento apropiado a esos menores que trasladó a Long Island para dejarlos en manos de guardianes, que en ocasiones no son padres ni familiares.

“Lo que ha hecho es poner a estos niños aquí y, esencialmente, los ha dejado y se ha ido. Ha provisto muy pocos servicios, ha hecho muy poco seguimiento a los patrocinadores. Ellos (los guardianes) han firmado un contrato con el gobierno comprometiéndose a ceñirse a ciertos términos y condiciones y ha habido poco seguimiento a este cumplimiento por parte del gobierno”, dijo Timothy Sini, comisionado de la policía del condado de Suffolk.

Suíguenos en Redes Sociales

Noticias

Comunidad

Copyright ©2020

Memphis Noticias