La Corte Suprema puede salvar de la deportación a miles de inmigrantes

La Corte Suprema puede salvar de la deportación a miles de inmigrantes

Comparte:

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en LinkedIn

La Corte Suprema ha aceptado dictaminar sobre un caso que puede afectar a miles de inmigrantes indocumentados que aspiran a lograr el perdón para quedarse en el país por haber llevado viviendo aquí ya más de una década.

El Departamento de Justicia puede cancelar la deportación de un inmigrante si se dan estas circunstancias: tiene permiso de residencia desde hace al menos cinco años, lleva siete años viviendo de forma continuada en el país, y no ha cometido ningún delito grave. Puede hacerlo también si no tiene la residencia pero lleva al menos 10 años viviendo de forma continuada aquí, ha sido una buena persona, carece de antecedentes penales, y deportarlo podría además causar problemas graves a su cónyuge, padres o hijos con nacionalidad o residencia.

Respecto a esos siete o 10 años viviendo de forma continuada en Estados Unidos, existe una norma que “detiene el reloj”: cuando el Gobierno envía un requerimiento de comparecencia al inmigrante, el tiempo deja de contar. En algunos distritos judiciales (Maine, Massachusetts, New Hampshire, Rhode Island, y Puerto Rico, entre otros), el reloj se detiene cuando llega ese requerimiento, pese a que no incluya una cita con fecha y lugar en el que comparecer; ésa es la opinión también de las autoridades migratorias. Sin embargo, en otros (Delaware, New Jersey, y Pennsylvania), para detener el reloj hace falta que figure la fecha y lugar de comparecencia.

La Corte Suprema ha aceptado dirimir qué es lo correcto.

Este asunto puede “limitar la posibilidad de disfrutar este importante método de perdón incluso en las situaciones en las que más necesario es”, explican los impulsores del caso, conocido como Pereira v. Sessions.

Wescley Fonseca Pereira es el padre y sustento de dos niños estadounidenses, y un miembro respetado de la comunidad en Martha’s Vineyard (Massachusetts), según sus abogados. Lleva viviendo allí más de una década, pero recibió su orden de comparecencia cuando sólo llevaba seis; en ese documento, no figuraba fecha o lugar para presentarse. En 2013, Fonseca fue detenido por una infracción de tráfico y se inició contra él un proceso de deportación.

Su forma de evitarlo, en última instancia, sería lograr el perdón por llevar más de 10 años aquí y cumplir el resto de requisitos, pero para ello es necesario que cuenta su estancia completa, y no sólo hasta el momento de recibir la orden de comparecencia.

Suíguenos en Redes Sociales

Noticias

Comunidad

Copyright ©2020

Memphis Noticias