La Administración Trump hace más difícil y largo el examen para obtener la ciudadanía. Explicamos qué cambió

Comparte:

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en LinkedIn

Aquellos que quieran ser ciudadanos de Estados Unidos deberán estudiar ahora en más detalle algunos eventos históricos y personajes del país y conocer más cómo funciona el sistema de Gobierno, ya que la Administración de Donald Trump ha dado a conocer una versión más larga y difícil del examen de naturalización.

La versión 2020 de la prueba comenzará a aplicarse a partir del 1 de diciembre y cuenta con importantes cambios en la sección de educación cívica (historia y Gobierno de Estados Unidos).

El cuestionario es más extenso que en la versión anterior, tiene 127 preguntas en lugar de 100, y es más exigente. Los oficiales les harán ahora 20 preguntas a los postulantes (antes eran 10). Para aprobar, deben responder correctamente al menos 12 preguntas, el 60%.

La prueba actual llevaba casi 20 años sin ser modificada:la última versión se había publicado en 2008, durante la presidencia de George W. Bush y antes de la llegada al poder de Barack Obama.

En la actualización que hizo ahora el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS, en inglés) se agregan temas que han despertado arduos debates en estas dos décadas como la Corte Suprema y el sistema electoral del país.

Hay una pregunta que tiene un cambio significativo en su respuesta: ¿A quiénes representan los congresistas? Mientras antes el cuestionario decía que los senadores, por ejemplo, servían “a la población de los estados”, ahora la respuesta correcta es “a los ciudadanos”, lo cual deja fuera a la población migrante.

Se incluye además una advertencia: los solicitantes deben revisar los resultados de las elecciones para saber cuál es la respuesta correcta sobre quiénes ocupan los cargos más importantes al momento de hacer el examen.

No hay cambios en la prueba de inglés. Los solicitantes aún deben demostrar comprensión del idioma, incluida la capacidad de leer, escribir y hablar en un nivel básico.

La Corte Suprema, personales históricos y más.

Se mantiene una buena parte de las preguntas, pero hay algunos temas nuevos en cuanto a cómo funciona el gobierno como, por ejemplo, sobre la función del presidente de designar a los jueces federales y la importancia del Colegio Electoral como órgano que decide quién es el ganador en las elecciones por la Casa Blanca (que resulta crucial en este mes).

En poco más de tres años, Donald Trump nombró en cuatro años a más de 180 jueces federales, en su mayoría de ideología conservadora. Aunque el récord lo marcó el expresidente demócrata Jimmy Carter (1977-1981), con 247 nombramientos.

También se agregan preguntas sobre la Corte Suprema, de las que los estadounidenses han escuchado hablar bastante en los últimos meses, por el peso político y social de sus decisiones. Los postulantes deben saber cuestiones cruciales como por qué los magistrados tienen mandato de por vida y cuántos se necesitan para un voto en mayoría.

En la sección de historia, se suman personalidades como James Madison, uno de los llamados “padres fundadores”, y Alexander Hamilton, quien además de tener un muscial muy famoso con su nombre, fue un renombrado político, rival de Madison, y el primer secretario del tesoro de Estados Unidos (en 1879). Además, se amplía la lista de mujeres que se pueden nombrar como claves en la lucha por los derechos civiles, agregando a Harriet Tubman y Lucretia Mott, entre otras.

Y un detalle más: ahora se debe conocer algún ejemplo de las innovaciones estadounidenses, entre las que se listan las bombillas, los rascacielos y la llegada a la luna en 1969.

Más difíciles y detalladas.

Algunos temas se mantienen pero las preguntas parecen ser más difíciles. Mientras que antes sólo se debía nombrar uno de los tres poderes, ahora se debe conocer a todos, y hay que mencionar cinco de los 13 estados originales (antes sólo 3).

También se hacen preguntas específicas sobre algunas enmiendas como la número 10, que indica que los estados conservan los poderes no cedidos expresamente al Gobierno federal, y eventos históricos de la Guerra Civil.

Los nuevos por qué.

¿Por qué los legisladores sirven sólo dos años en la Cámara de Representantes y el presidente puede estar por dos términos? ¿Por qué es importante servir en el Ejército y pagar los impuestos? Esas son algunas de las nuevas preguntas que llevan a los solicitantes a pensar en los motivos detrás de características propias de la política y economía estadounidense.

También hay una cierta revisión de la historia estadounidense: quienes quieran ser ciudadanos deben saber que el país entró en la Guerra de Corea y en la de Vietnam para “detener la propagación del comunismo”. Y en la Guerra Fría, también se puede decir que lo hizo por el temor a una “guerra nuclear”.

Lo que quedó afuera: la geografía del país.

La sección completa que cuestionaba sobre los ríos que cruzan el país, los territorios asociados y los estados fronterizos con Canadá y México fue eliminada. ¿Cuál pregunta se mantuvo? Aún está la pregunta que hace referencia a la estatua de la Libertad.

El impacto de la pandemia.

En el año fiscal 2019, la agencia naturalizó a 834,000 personas, lo que representa un máximo en los últimos 11 años, según la agencia.

Cuando comenzó la pandemia, miles de personas vieron detenidos sus procesos de naturalización. Con el argumento del temor a la propagación del coronavirus, USCIS pospuso las labores hasta junio.

A partir de entonces USCIS improvisó soluciones que permitieron respetar la distancia social, como ceremonias de naturalización abreviadas e incluso dentro de un automóvil (estilo drive-thru). Pero la crisis provocada por las restricciones impuestas por la Administración Trump, pone en riesgo el proceso para nueve millones de extranjeros que esperan convertirse en estadounidenses, según un estudio.

créditos: Noticias Telemundo

Suíguenos en Redes Sociales

Noticias

Comunidad

Copyright ©2020

Memphis Noticias