La Administración Biden activa los recursos de FEMA para el albergue y traslado de los niños no acompañados que cruzan la frontera sur

Border Patrol(1)

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El secretario de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), Alejandro Mayorkas, ordenó este sábado a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) el apoyo durante los próximos 90 días para recibir, albergar y trasladar de manera segura a los niños no acompañados que han cruzan la frontera de México con Estados Unidos.

FEMA trabajará a partir de ahora con el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) para estudiar todas las opciones disponibles para ampliar rápidamente la capacidad física de alojamiento adecuado para los migrantes menores de edad.

“El Gobierno federal está respondiendo a la llegada de un número récord de individuos, incluyendo niños no acompañados, a la frontera suroeste”, dijo el DHS en un comunicado.

“Como he dicho muchas veces, una instalación de la Patrulla Fronteriza no es un lugar para un niño. Estamos trabajando en colaboración con el Departamento de Salud para atender las necesidades de los niños no acompañados, lo que resulta aún más difícil debido a los protocolos y restricciones necesarios para proteger la salud pública y la salud de los menores. Nuestro objetivo es garantizar que sean transferidos al Departamento de Salud lo más rápidamente posible, de acuerdo con los requisitos legales y en el mejor interés de los niños”, dijo Mayorkas en el comunicado.

Cifras de la Patrulla Fronteriza indican un aumento de 100% de familias con hijos cruzando la frontera en el último mes y 60% de niños solos. Los últimos datos del Gobierno revisados por nuestra cadena hermana NBC News, muestran que el número total de niños no acompañados que cruzaron la frontera en febrero se disparó a unos 9,000.

El Gobierno de Joe Biden se resiste a calificar como crisis la creciente llegada de migrantes a la frontera, y en especial de menores de edad que, al contrario que los adultos sin hijos, tienen más opciones para presentar su solicitud de asilo, aunque deben pasar más tiempo del permitido legalmente bajo custodia de la Patrulla Fronteriza por el colapso provocado por esta afluencia extraordinaria.

La orden de Mayorkas incluye la cooperación de todos los componentes del Departamento de Seguridad Nacional, incluido agentes de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés), ICE, el Servicio de Protección Federal, y voluntarios para proporcionar la capacidad de refugio, seguridad y otro tipo de apoyo que sea necesario.

El comunicado del DHS agrega que los riegos que plantea la propagación del COVID-19 han complicado todo lo que implica el traslado de los menores de edad al Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Mayorkas indicó que para proteger la salud y la seguridad de los migrantes y estadounidenses de la propagación del coronavirus, “se sigue denegando la entrada a las personas detenidas en la frontera y se les devuelve”.

Hay precedentes

No es primera vez que el Gobierno federal pide apoyo a FEMApara atender la llegada de inmigrantes. Bajo la presidencia del expresidente Barack Obama, la agencia apoyó ante la afluencia de niños no acompañados que cruzaron la frontera en 2014.

Actualmente, más de 3,200 niños migrantes no acompañados permanecen en centros de detención. El número de menores detenidos se triplicó en las últimas dos semanas. Esta cifra representa un récord. Del total, 170 tienen menos de 13 años.

La Administración de Biden anunció este viernes la cancelación de una política migratoria de su predecesor, Donald Trump, que ponía en peligro de ser deportados a aquellos inmigrantes que se presentaran ante el Departamento de Salud para intentar acoger a menores (en su mayoría, familiares) que habían cruzado solos la frontera y habían pasado a custodia federal.

Trump permitió que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés) recopilara información sobre el estatus migratoria de quienes se acercaran a buscar a los menores no acompañados y de esta forma, poder deportarlos.

La consecuencia inmediata fue una disminución en las solicitudes de acogida, lo que agudizó la crisis actual: cada vez llegan más menores, y cada vez hay menos espacio para mantenerlos bajo custodia federal. Más de 3,000 siguen detenidos por la Patrulla Fronteriza pese a que legalmente debería pasar a manos del Departamento de Salud en menos de 72 horas.

Con información de: Noticias Telemundo