ICE utilizó una base de datos privada para perseguir violaciones a la ley de inmigración

ICE

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Durante el gobierno de Trump, la agencia utilizó una base de datos privada localizada en Toronto, Canadá, para ubicar y expulsar del país a inmigrantes indocumentados.

Agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) utilizaron una base de datos privada con base en Toronto, Canadá, que contiene cientos de millones de registros de teléfonos, agua, electricidad y otros servicios públicos para ubicar y perseguir a infractores de la ley de inmigración, según revelan documentos públicos hallados por investigadores de la facultad de leyes de la Universidad Georgetown y que fueron compartidos con el The Washington Post.

El periódico dijo que el uso de la base de datos privada por parte de ICE “es otro ejemplo de cómo las agencias federales han explotado fuentes comerciales para acceder a información que no están autorizadas a recopilar por sí mismas”.

Destacó además que los esfuerzos de vigilancia en el mundo real “están siendo impulsados por información que la gente nunca hubiera esperado que cayera en manos de las fuerzas del orden”, tal como la cuenta del servicio de cable, gas o energía eléctrica.

De qué se trata

De acuerdo con la investigación de la Universidad de Georgetown, la base de datos a la que tuvieron acceso los agentes de ICE tiene el nombre de CLEAR e “incluye más de 400 millones de nombres, direcciones y registros de servicio de más de 80 empresas de servicios públicos que cubren todos los aspectos básicos de la vida moderna”, incluidos, además de energía eléctrica, gas y cable, “los servicios de agua potable, teléfono e internet”.

A su vez, los documentos hallados revelan que la base de datos incluye “miles de millones de registros relacionados con el empleo, la vivienda, los informes crediticios, los antecedentes penales y los registros de vehículos de las empresas de servicios públicos en los 50 estados, el Distrito de Columbia, Puerto Rico, Guam y las Islas Vírgenes de Estados Unidos”.

El reporte añade que la información contenida en CLEAR se actualiza a diario, lo que significa que incluso una mudanza reciente o una nueva suscripción a un servicio público “podrían reflejarse en una búsqueda individual” de acuerdo con los parámetros de búsqueda de ICE.

Detalles de CLEAR

La base de datos CLEAR está dirigida por el conglomerado de datos y medios Thomson Reuters, que vende suscripciones de soluciones de software de investigación legal a una amplia gama de empresas y agencias públicas, señala el Post.

The Washington Post dijo que Thomson Reuters no ha proporcionado una lista completa de clientes para CLEAR, pero la compañía ha dicho en documentos de marketing que el sistema ha sido utilizado por la policía en Detroit, una cooperativa de crédito en California y un investigador de fraudes en el Medio Oeste de Estados Unidos.

Los registros de compras federales muestran que los departamentos de Justicia, DHS y Defensa se encuentran entre las agencias federales con contratos en curso para el uso de datos.

Denuncia anterior

En febrero de 2020 el diario The Wall Street Journal (WSJ) denunció que agencias federales estaban utilizando datos de ubicación de teléfonos celulares para aplicar la ley de inmigración en e marco de la política migratoria de ‘tolerancia cero’ del gobierno de Donald Trump.

El periódico dijo que la herramienta había sido adquirida tras la compra del acceso a una base de datos comercial que rastrea y mapea los movimientos de millones de teléfonos celulares. Y añadió que la información “la están utilizando para la implementación de la ley de inmigración y la seguridad fronteriza”, de acuerdo con el testimonio de personas familiarizadas con el tema y que pidieron mantener sus nombres en el anonimato.

“Los datos de ubicación (de infractores de la ley de inmigración) se obtienen de aplicaciones de teléfonos celulares comunes, incluidas las de juegos, clima y comercio electrónico para las cuales el usuario ha otorgado permiso para registrar la ubicación del teléfono”, explicaron las fuentes.

El WSJ dijo que también tuvo acceso a documentos que explican el alcance de la herramienta en manos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

Política de deportaciones

En enero de 2018 el National Immigration Law Center (NILC) denunció que ICE estaba utilizando bases de datos e intercambiando información con otras dependencias federales y privadas para deportar inmigrantes, un cuestionado procedimiento que viola la ley al compartir información que fue recopilada para fines totalmente distintos.

NILC dijo que defensores de los derechos de los inmigrantes estaban “particularmente interesados en comprender cómo ICE interactúa con las agencias policiales estatales y locales y con los departamentos estatales de vehículos motorizados (DMV), por temor a que incluso el contacto inocente con la policía o el DMV ponga a los inmigrantes y a sus familiares en riesgo de deportación”.

El septiembre del 2017 NILC había denunciado la existencia de una “compleja red de bases de datos e intercambio de información entre agencias federales, estatales y locales que facilita la aplicación de la ley de inmigración”.

El informe describió un conjunto entrelazado de bases de datos, sistemas de intercambio de información y relaciones informales que no siempre requieren colaboración o acuerdos formales entre agencias federales y estatales para proceder a este tipo de intercambios.

Los investigadores de la Universidad de Georgetown dijeron que el uso de bases de datos privadas para fines de deportación mina la confianza de las personas y los deja vulnerables a las políticas migratorias de los gobiernos de turno.

“Es necesario trazar una línea en la defensa de la dignidad básica de las personas. Y cuando el miedo a la deportación podría poner en peligro su capacidad de acceder a servicios básicos, esa línea se está cruzando”, dijo Nina Wang, asociada de políticas en el centro de leyes de Georgetown ciutada por el Post.

“Es una traición masiva a la confianza de la gente”, agregó. “Cuando te registras para recibir electricidad, no esperas que envíen agentes de inmigración a tu puerta”.