Estas son las cuatro medidas contra los inmigrantes que promete la Casa Blanca si Trump gana las elecciones

Estas son las cuatro medidas contra los inmigrantes que promete la Casa Blanca si Trump gana las elecciones

Comparte:

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en LinkedIn

WASHINGTON – Stephen Miller, uno de los principales asesores de la Casa Blanca, ha desarrollado planes para acelerar la restrictiva agenda de inmigración del presidente, Donald Trump, si gana la reelección, en marcado contraste con las propuestas del candidato demócrata, Joe Biden.

En una entrevista telefónica de 30 minutos con NBC News, cadena hermana de Telemundo, Miller describió cuatro prioridades principales:

Limitar las concesiones de asilo. Castigar y prohibir las llamadas ciudades santuario. Expandir la llamada prohibición de viajar con una evaluación más estricta para los solicitantes de visa. Poner nuevos límites a las visas de trabajo.

Su objetivo es “elevar y mejorar el estándar de entrada” al país.

Algunos de sus planes requerirían nueva legislación, es decir, el apoyo de la Cámara de Representantes y el Senado, cuyo control también está en juego en estas elecciones. Otros podrían sacarlos adelante a través de órdenes ejecutivas, que Trump ya ha utilizado en numerosas ocasiones en ausencia de un proyecto de ley de inmigración.

“En muchos casos, solucionar estos problemas y restaurar una apariencia de cordura en nuestros programas de inmigración implica una reforma regulatoria”, explicó Miller, “el Congreso ha delegado mucha autoridad […] y eso subraya la profundidad de la elección que enfrenta el pueblo estadounidense”.

Miller, que desempeña un doble papel como asesor en la Casa Blanca y en la campaña de reelección de Trump, enfatizó que hablaba de las prioridades del segundo mandato solo en calidad de asesor electoral.

La inmigración se ha visto ensombrecida por el aumento de contagios de coronavirus y una economía destrozada a causa de la pandemia, pero fue fundamental para el ascenso de Trump al poder en el Partido Republicano.

Y Miller ha sido músculo y cerebro de las controvertidas políticas de la Administración para tomar medidas enérgicas contra la inmigración ilegal y para los inmigrantes que aspiran a legalizar su situación.

Miller ha encabezado una política de inmigración que los críticos describen como cruel, racista e inmoral respecto a los valores estadounidenses como nación de inmigrantes. Pero él se burla de esas afirmaciones e insiste en que su única prioridad es proteger la seguridad y los salarios de los estadounidenses.

Y dijo que tiene la intención de quedarse para observar cómo se desarrolla la agenda en un segundo mandato si Trump es reelegido.

Congelamiento migratorio.

A corto plazo, Miller no se comprometería a levantar la congelación de las nuevas tarjetas de residencia permanente (green cards) y visas que expiran a finales de año, alegando que sería “totalmente contingente” en el análisis gubernamental que tenga en cuenta el estado del mercado laboral.

Cuando se le preguntó si apoyaría el restablecimiento de la controvertida política de tolerancia cero que condujo a la separación de las familias, Miller dijo que la Administración Trump está “100% comprometida con una política de unidad familiar”, pero abogó por acabar con el acuerdo judicial que impide mantener largo tiempo a los menores inmigrantes en prisión.

Durante el año pasado, la Administración ha buscado enmendar el acuerdo de Flores, que dice que los niños no pueden permanecer más de 20 días en detención por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) o más de 72 horas por la Patrulla Fronteriza.

Si tiene éxito, las familias inmigrantes podrían ser detenidas indefinidamente mientras esperan a su cita en la corte de inmigración.

Limitar el derecho al asilo.

Bajo la supervisión de Trump, las concesiones de asilo se han desplomado. Miller quiere que siga siendo así. Afirmó que una segundo mandato de Trump buscaría expandir los acuerdos de “reparto de la carga” con Honduras, Guatemala y El Salvador que cortan los caminos hacia Estados Unidos para los solicitantes de asilo.

“Al presidente le gustaría expandir eso para incluir al resto del mundo”, dijo Miller, “y si crea terceros socios seguros en otros continentes y otros países y regiones, entonces tiene la capacidad de compartir la carga de los solicitantes de asilo a nivel mundial”.

Abrir nuevas lucha con ciudades santuario “otra prioridad importante con un gran contraste será realmente tomar medidas enérgicas contra las ciudades santuario”, dijo Miller.

Señaló que la administración ha retenido algunas subvenciones a las ciudades santuario. En un segundo mandato, dijo, continuaría la batalla con dos nuevas iniciativas.

Así, Trump impulsaría una legislación presentada por el senador Thom Tillis, republicano por Carolina del Norte, que castigaría a las jurisdicciones que se niegan a entregar a las personas arrestadas que se encuentran en Estados Unidos ilegalmente a ICE para su deportación.

E iría un paso más allá con una ley para “prohibir la práctica”, lo que obligaría a las autoridades a entregar a esos migrantes a los federales.

Ampliar la prohibición de viajar.

Miller aseguró que otra prioridad sería “construir y expandir el marco que hemos creado con la prohibición de viajar, en términos de elevar el estándar para la detección y la verificación de antecedentes para la admisión a Estados Unidos”.

Eso incluye métodos de evaluación mejorados y más intercambio de información entre agencias para examinar a los solicitantes que buscan admisión en el país. Estados Unidos ya busca vínculos con el terrorismo y grupos extremistas.

Eso puede incluir agregar o cambiar el proceso de entrevistas o hablar con personas cercanas a los solicitantes sobre sus creencias.

“Esa será una de las principales prioridades”, afirmó. “Va a requerir todo un esfuerzo del Gobierno. Va a necesitar la construcción de un mecanismo de selección muy elaborado y muy complejo”, agregó.

Reducción de visas de trabajo.

Miller señaló que un segundo mandato de Trump finalizaría los esfuerzos para reducir el uso de programas de trabajadores cualificados como las visas H-1B, incluso eliminando el sistema de lotería utilizado en el proceso cuando las solicitudes exceden la cuota anual y dando prioridad a los que se les ofrece la salarios más altos.

El político aseguró que Trump buscaría un “sistema de entrada basado en puntos” para las concesiones de visas estadounidenses destinado a admitir solo a aquellos que “pueden contribuir más a la creación de empleo y oportunidades económicas” al tiempo que previene el “desplazamiento de trabajadores estadounidenses”.

Créditos: Noticias Telemundo.

Suíguenos en Redes Sociales

Noticias

Comunidad

Copyright ©2020

Memphis Noticias