El Procurador General de Tennessee ha anunciado que esta retirando a nuestro estado de la demanda contra DACA

El Procurador General de Tennessee ha anunciado que esta retirando a nuestro estado de la demanda contra DACA

Comparte:

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en LinkedIn

El Procurador General de Tennessee, Herbert H. Slatery III, ha anunciado que está retirando a nuestro estado de la demanda contra DACA. En la carta escrita a los Senadores Alexander y Corker, los anima a encontrar una solución legislativa y ofrecer protección permanente a los Soñadores.

En la carta, Slatery III, explica las razones detrás de la demanda contra DACA diciendo que “la petición hecha por los Estados no solicitó al gobierno federal que deportara a nadie ni rescindirá los permisos de DACA que ya se han emitido“.

Habló también del carácter de muchos de los soñadores, asegurando entender que muchos de ellos cuentan con “logros sobresalientes y ambiciones loables“.

La carta fue publicada hoy, 1 de Septiembre. Puede leer la carta en ingles haciendo click aquí o en español a continuación:

Estimado Senador Alexander y Senador Corker:

El 29 de Junio de 2017 una coalición de procuradores generales del estado, incluyendo Tennessee, envió una carta al Procurador General de los Estados Unidos, Jeff Sessions, solicitando que la administración de Trump elimine el programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA). Creado por la orden ejecutiva bajo el Presidente Obama, DACA confiere la presencia legal y permisos de trabajo para aproximadamente 800.000 personas que están ilegalmente presentes en los Estados Unidos. La solicitud hecha por los Estados no solicitó al gobierno federal que deportara a nadie ni rescindirá los permisos de DACA que ya se han emitido.

Esta solicitud fue hecha por muchas de las mismas razones por las que Tennessee desafió con éxito el programa de Acción Diferida para Padres de Estadounidenses (DAPA). Cabe destacar que las principales sentencias en esa queja fueron “Esta demanda no se trata de inmigración, sino del estado de derecho, el poder presidencial y los límites estructurales de la Constitución de los Estados Unidos”. Aunque se caracterizó a menudo como anti-inmigrante, esta acción fue en realidad un intento de preservar la autoridad del Congreso para hacer política y aprobar legislaciones. Dicho de manera sencilla, el poder ejecutivo carece de autoridad para emitir directrices contrarias a las leyes aprobadas por el Congreso.

Los Estados argumentaron con éxito que el Poder Ejecutivo, simplemente al redactar una directiva escrita, no podía conceder mayormente el aplazamiento del enjuiciamiento a más de 4,5 millones de personas que no estaban legalmente en el país. La discrecionalidad procesal se ejerce caso por caso, no con las concesiones al por mayor de años de inmunidad a una clase, y los fiscales ciertamente no tienen autoridad para otorgar derechos como permisos de trabajo y declaraciones de presencia legal. El tribunal federal de distrito otorgó el requerimiento nacional solicitado por los Estados; el Tribunal de Apelaciones del Quinto Circuito, armó esa decisión; y el año pasado la Corte Suprema de los Estados Unidos negó cualquier otro recurso.

Todos tienen motivos para creer que el desafío legal de los Estados al programa DACA produciría un resultado similar. Sufre de las mismas debilidades constitucionales. Nuestra Oficina tiene un historial de acciones consistentemente desafiantes cuando creemos que la rama ejecutiva federal ha superado su autoridad y afectado adversamente los intereses de Tennessee. Sin embargo, hay un elemento humano a esto que no debe ser ignorado. Muchos de los receptores de DACA, algunos cuyos registros he revisado, tienen logros sobresalientes y ambiciones loables, que si se logran, serán de gran beneficio y servicio a nuestro país. Ellos tienen un aprecio por las oportunidades que les brinda nuestro país.

A partir del envío de esta carta, la Administración no ha acordado rescindir el memorando y orden del DACA del 15 de junio de 2012 como lo solicitó la coalición de Estados. En este momento, nuestra Oficina ha decidido no desafiar DACA en el litigio, porque creemos que hay un enfoque mejor que describimos a continuación. Así que el problema de la inmigración es que tenemos cerca de 11,5 millones de personas que no viven legalmente en los EE.UU. A lo largo de los años, el Poder Ejecutivo no ha aplicado las leyes existentes; los padres de fuera de los Estados Unidos han enviado a sus hijos, a menudo en circunstancias muy peligrosas a los Estados Unidos; y el Congreso no ha hecho prácticamente nada.

Hay otra manera: Sus colegas, la senadora Lindsey Graham (R-S.C) y el senador Richard Durbin (D-Ill), han introducido una legislación para abordar el programa DACA (S. 1 61 5). Si esta legislación en particular es una solución viable es una cuestión para el debate del Congreso. No es una respuesta completa a nuestros desafíos de política de inmigración, pero sería un muy buen comienzo. Como he admirado sus carreras a lo largo de los años, tal vez me ha impresionado mucho en cómo se enfrentan a problemas difíciles y nos llevan a un lugar mejor. Le animo a que considere seriamente esta propuesta de ley.

Espero que las cuestiones importantes planteadas por los Estados serán resueltas por los representantes del pueblo en los pasillos del Congreso, no en una sala de audiencias. Como siempre, gracias por su consideración estudiada y por su servicio a nuestro estado y nuestro país.

 

Atentamente,

Herbert H. Slatery III

Suíguenos en Redes Sociales

Noticias

Comunidad

Copyright ©2020

Memphis Noticias