Bukele en camino a afianzar su poder tras las elecciones legislativas en El Salvador

Nayib Bukele

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Dos partidos aliados del presidente de El Salvador, Nayib Bukele, están a la cabeza del conteo de los votos tras las elecciones legislativas del domingo.

Con mas del 57% escrutado, Nuevas Ideas (NI), partido fundado por el gobernante y que participa por primera vez en una elección, y la tradicional Gran Alianza Nacional (Gana, derecha), que llevó a Bukele a la presidencia en 2019, obtienen juntos más de la mitad de las preferencias, según el conteo parcial transmitido en tiempo real por el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Hasta hace 12 horas el presidente Nayib Bukele dijo en su cuenta de Twitter, citando una publicación de la firma encuestadora CID Gallup: “

Nuevas Ideas + GANA tendrán más de 60 diputados en la nueva @AsambleaSV.

Bukele publicó un vídeo en Twitter con quema de pólvora de luces multicolores y escribió la palabra “Victoria”. Mientras tanto, la empresa encuestadora CID Gallup publicó un sondeo a boca de urna de la elección para la Asamblea Legislativa que le daba a Nuevas Ideas 53 de los 84 curules. En las elecciones tomaron parte diez partidos políticos, pero todas las encuestas proyectan como amplio favorito a Nuevas Ideas, que fundó Bukele. Muy atrás aparecen Arena y el FMLN, que en los últimos 30 años se han repartido el poder.

La transmisión de los resultados marchaba con lentitud la noche del domingo. Han sido procesadas 3,465 las 8,451 actas de las mesas electorales después de más de seis horas de transcurrido el cierre de la votación.

La autoridad electoral estimó que la participación en las urnas fue del 51.5%, superior a la de las dos anteriores contiendas. Unos 5.3 millones de salvadoreños estaban facultados para emitir el voto.

Dora Martínez, presidenta del TSE, destacó como positivo ese nivel de participación en tiempos de pandemia, que obligó a la población acudir a votar con máscaras, guardando distancia y a aplicarse alcohol en las manos al ingresar a los recintos electorales.

Los partidos políticos establecidos en El Salvador,la derechista Alianza Nacional Republicana (Arena) y el izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN)— buscaban mantener su control en el Congreso y otros puestos clave que han preservado desde el final de la guerra civil del país en 1992. Pero las proyecciones preliminares indican que quedarían como grupos minoritarios en el nuevo parlamento.

La negativa del Poder Legislativo de aprobar un crédito de 109 millones de dólares, destinados a la seguridad, solicitados por el presidente Nayib Bukele ha generado un choque de poderes. El consejo de ministros llamó a una sesión plenaria para dar luz verde al préstamo, pero los diputados no asistieron bajo el argumento de que eso rompe el orden constitucional, lo que generó el descontento del mandatario.

La ira contra los partidos que gobernaron El Salvador durante casi tres décadas llevó al joven Bukele al poder en 2019. Bukele ha culpado al Congreso de bloquear sus esfuerzos en todo, desde el control del crimen hasta el manejo de la pandemia del nuevo coronavirus. El presidente salvadoreño sufragó por la tarde, y en una rueda de prensa llamó a los votantes a sumarse a lo que calificó como una “operación remate” para asegurar la victoria de su partido Nuevas Ideas. “Yo le quiero llamar operación remate, el país ha decidido dejar la página de la postguerra, pero falta algo más. Hagamos ese triunfo avasallador”, afirmó Bukele, luciendo su típica gorra hacia atrás.

Los opositores han advertido que la democracia en el país centroamericano está en peligro por lo que consideran una forma autoritaria de gobernar del popular mandatario salvadoreño. En febrero de 2020, Bukele presionó a los diputados para que aprobaran un millonario préstamo para combatir la delincuencia y los convocó a una sesión plenaria, pero los legisladores opositores no se presentaron. Entonces el mandatario llegó al Palacio Legislativo acompañado de militares y policías fuertemente armados, lo que le generó reproches a nivel internacional. A partir de allí la convivencia entre el Legislativo y el Ejecutivo ha sido imposible.

La contienda por el control del Congreso es vista también por muchos como un referendo a Bukele, para que pueda destrabar e impulsar sus iniciativas. De ganar de manera contundente, le permitiría al partido de Bukele no solo impulsar la agenda del gobernante, sino también abrir la ruta para el nombramiento de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, el fiscal general, magistrados del Tribunal Supremo Electoral y la aprobación de préstamos internacionales.

La presunta respuesta de Nayib Bukele, ante la petición de los reclusos en medio de la pandemia, ha despertado un debate entre quienes están a favor y en contra de la postura del mandatario.

El alcalde de San Salvador, Ernesto Muyshondt, del partido Arena —que gobernó el país durante 20 años (1989-2009)— al momento de votar en las elecciones legislativas de este domingo. Arena ha mantenido el control de la mayoría de las alcaldías y por mucho ha controlado las decisiones en el Congreso, sin embargo estaría pasando su peor época y según las proyecciones de todos los sondeos, su representación parlamentaria quedaría muy reducida.

Además de la conformación de la Asamblea Legislativa, de 84 escaños, los comicios definen autoridades de 262 municipios y 20 diputados al Parlamento Centroamericano, una instancia de integración regional.

Crédito: MARVIN RECINOS/AFP via Getty Images/ Univision Noticias